Las Claves Para Ser Una Persona con Resiliencia

La resiliencia es la capacidad que tienen las personas para reponerse ante una situación traumática o de mucho estrés y de salir fortalecida de ella. Uno de nuestros psicólogos en Málaga, concretamente María Isabel del Río López, asegura de que se trata de una habilidad que puede desarrollarse, y a continuación da algunas claves para aumentarla:

claves para ser una persona con resiliencia

  • Acepta los cambios. Aunque los cambios pueden ser angustiosos en un primer momento, es fundamental repasar mentalmente esos cambios y darles un significado positivo antes de pasar página. Las personas que se limitan a permanecer pasivas ante los cambios, negándolos y sufriendo por ellos acaban por no cerrar nunca etapas de su vida.

Puede que también te interesen estos Artículos:


  • Los problemas deben verse como desafíos y no como obstáculos. Pensar de esta manera nos permite enfrentar mejor los problemas, sentirnos más fuertes y más seguros. En cambio, cuando tenemos una visión negativa y catastrofista acerca los problemas, nos desesperamos porque pensar que el problema no tiene solución hará que no busquemos alternativas y empeoraremos nuestra situación.
  • Tú llevas el control, no busques responsabilidades en otros. A veces echar la culpa a los demás es lo más sencillo a corto plazo para no sentirnos mal con nosotros mismos, pero a la larga lleva a sentirte que no llevas el control de tu vida. Las personas son responsables de sus propios acciones, no se trata de autocastigarnos cuando nos equivoquemos sino de aceptar nuestros errores y de aprender a corregirlos.
  • Busca tu propia motivación. Se trata de tener en las situaciones más complicadas un propósito o una motivación personal para escapar de ella, pensar en lo que vas a aprender, lo que vas a valorar, lo que vas a superar…
  • Confía en tu capacidad para hacer frente a los problemas, eres la persona que mejor te conoce, sabes cuáles son tus fortalezas y tus debilidades, confía en tus cualidades positivas y refuérzalas. Las situaciones problemáticas nos ayudan además a ponernos a prueba y desarrollarnos personalmente.
  • Busca apoyo. Cuando tenemos un problema es de gran ayuda contar con aquellas personas que son significativas para nosotros. Una red de apoyo social nos ayuda a poder desahogarnos, contar con apoyo y comprensión, proporcionarnos momentos de ‘escape’, desconectar y reírnos, etc. Para saber más sobre cómo crear y mantener una red de Apoyo Social, puedes leer este artículo: “Las Habilidades Sociales Básicas“.
Un psicólogo online o mediante terapia presencial, te ayudará a desarrollar esas claves tan necesarias para convertirse en una persona resiliente y con ello, además de mejorar el cómo hacer frente a los problemas de una manera resolutiva, ganarás calidad de vida.