Talasofobia, el miedo a grandes masas de agua

talasofobia

La talasofobia es un tipo de fobia específica en la que se tiene un miedo excesivo y recurrente a las grandes masas de agua, especialmente al océano. Esta fobia, al igual que las demás fobias específicas, provocan en las personas que la padecen fuertes miedos a un elemento en concreto, lo que conlleva la aparición de ansiedad y pensamientos irracionales.

En el caso de la talasofobia, hay dos vertientes principales. Unas personas tienen un terror irracional a que una criatura marina o acuática pueda salir del fondo para atacarles, otras personas tienen un gran miedo a quedarse atrapado en el agua, ya que piensan que se van a hundir o que no serán capaces de volver a la orilla o la superficie.


¿Quieres conocer otras fobias habituales?:


Características

A continuación veremos algunas de las características principales de la fobia a las grandes masas de agua.

Ansiedad

Cuando una persona con talasofobia se encuentra cerca de aguas profundas, una de sus primeras reacciones puede ser la ansiedad y el desarrollo de todos sus síntomas (presión en el pecho, dificultad para respirar, sensación de mareo, etc).

Si esta ansiedad es muy intensa y/o prolongada, la personas puede llegar a sufrir un ataque de pánico, teniendo la sensación o creencia de que se va a morir o que va a perder el control de una forma definitiva

En casos de mayor gravedad , la talasofobia puede provocar ansiedad sin estar frente al agua, simplemente con pensar en el mar o ver alguna imagen del océano podrán aparecer los síntomas de la ansiedad.

Pensamientos obsesivos

talasofobia 2Frente a la exposición o la visión del mar, el océano o de grandes cantidades de agua, la persona comenzará a tener pensamientos de tipo obsesivo, recurrentes e irracionales. La persona sabe perfectamente que estos pensamientos no son racionales. Sin embargo, no puede librarse de ellos, y le provocan mucha ansiedad. Normalmente, la intensidad de estos pensamientos irracionales va a aumentando cuánto más tiempo está la persona en contacto con el agua sin poder dejar de tener estos pensamientos.

Evitación

Debido a las sensaciones tan desagradables que experimenta al encontrarse cerca de una gran masa de agua, el afectado trata de evitar el contacto con el estímulo que le provoca ansiedad. Así, siempre que pueda, tratará de no acercarse al mar ni a otros elementos similares como lagos o embalses.

Las consecuencias pueden no parecer importantes para una persona que viva en el interior y tenga únicamente un contacto esporádico con el mar o el océano, pero si pensamos en una persona que viva en una zona costera, su vida puede volverse muy difícil, ya que la talasofobia podría impedir que realizara las ocupaciones de su día a día con normalidad.

Causas de la Talasofobia

Los psicólogos de Málaga creen que detrás de esta fobia puede esconderse algún evento traumático sucedido en la infancia, algún atragantamiento o ligero ahogamiento por ejemplo tras el que podría haberse desarrollado un miedo extremo al medio acuático. Este miedo está sustentado por toda una gama de pensamientos irracionales al respecto que hacen que termine creándose un trastorno de ansiedad.

Diferencias con otros trastornos similares

Existen otras fobias parecidas a la talasofobia: la batofobia, o miedo a las profundidades, y la hidrofobia, o miedo al agua. En un primer momento podrían parecerse en los síntomas y las estímulos que las provocan pero dentro de estas fobias hay distintos matices que pueden ayudarnos a diferenciarlas.

La talasofobia es el miedo irracional ante la presencia real o imaginaria de mares y océanos, la presencia de grandes masas de agua que se extienden hasta el horizonte, y que normalmente se sienten cercanas incluso aunque estemos separados de ellas por varios kilómetros hasta su orilla. El miedo aparecería ante las masas de agua en sí mismas, independientemente de la profundidad que tengan.

En la hidrofobia, en cambio, el miedo es al elemento del agua. Aquí el miedo se extendería no solamente a introducirse dentro de ella sino a aquellas situaciones en las que se estuviera expuesto a  cualquier tipo de contacto con el agua. Por ejemplo, una persona con hidrofobia podría tener miedo a introducirse en cuevas con humedad, acercarse a fuentes, grifos, lagos, charcos, etc

La batofobia es el miedo extremo e irracional a las profundidades. Las personas que sufren batofobia reaccionarán con ansiedad y angustia ante situaciones en las que no puedan ver la parte inferior o la parte del final del lugar donde se encuentren. Esto puede pasar en el mar al no identificar qué es lo que hay en el fondo o no saber qué distancia nos separa del fondo marino, pero también podría ocurrir en la nieve, en un túnel oscuro, al asomarnos a un pozo muy profundo, etc.

Tratamiento

En muchas ocasiones, la talasofobia no precisa de ningún tipo de tratamiento específico. Sin embargo, cuando la ansiedad sea intensa e interfiera con la vida cotidiana de la persona se debe plantear consultar con un psicólogo especializado para abordar este problema de ansiedad y miedo irracional.

El trabajo que se lleva a cabo mediante la terapia psicológica contempla, por un lado, cambiar los pensamientos obsesivos por otros más adaptativos y racionales para ayudar a la personas a comprender que no existe ningún peligro real, no al menos el que contiene sus pensamientos irracionales de forma exacerbada. Por otra parte, también se realiza lo que se conoce como “terapia de exposición progresiva”, para superar su miedo a las aguas profundas, el terapeuta va exponiendo cada vez más a la persona a situaciones en las que esté en contacto con ella. De esta forma, la persona será cada vez más capaz de controlar su temor y enfrentarse a sus miedos.

Si crees que padeces talasofobia y está interfiriendo con tu vida, no dudes en contactar con un especialista. En Psicólogos Málaga PsicoAbreu encontrarás un equipo de psicólogos que podrá ayudarte a que tu fobia desaparezca por completo .