Nos separamos ¿Cómo explicar la separación a los hijos?

En la actualidad se produce un porcentaje muy elevado de rupturas de parejas donde los principales afectados son los hijos. Esta separación supone cambios en la vida del niño produciéndole estrés y en algunas ocasiones puede llegar a causar problemas psíquicos futuros.

Cuando una pareja se encuentra en conflicto la tarea de informar a los hijos de la separación se hace muy difícil ya que ambos están en desacuerdo. En algunas ocasiones, se proporciona algo de información por la rabia contenida de alguno de ellos, realizándose más por venganza a la ex pareja que para tranquilizar a los hijos.discusiones hijos peleas psicologos malaga divorcio separacion


Seguro que te interesan estos Artículos:


Explicarle a nuestro hijo que hemos decidido separarnos no es fácil y además no hay un discurso veraz que elimine el sufrimiento del niño. Pero si lo analizamos viéndolo desde el punto de vista de la salud psicológica del niño, podemos considerar:

Presentar la ruptura y separación como una decisión de ambos progenitores.

Cuando la pareja está rota, la decisión de separarse es de ambos aunque sea uno de ellos el que da el paso. El problema es cuando hay un progenitor que no quiere separarse aunque la pareja esté distancia a emocionalmente desde hace tiempo. Cuando pasa esto, el progenitor que no quiere la ruptura rechaza la idea de informar conjuntamente a los hijos.

Dar esta información conjuntamente provoca a la larga un mejor ajuste psicológico en los hijos. Por esta razón, es importante que informen por turnos, con un tono de voz tranquilo, sin ser agresivos ni mostrar tristeza. Y sobre todo mostrar que es decisión de ambos.

Dar información al niño 

Debe ser informado porque está capacitado para entender la realidad que vive. La mayor parte del sufrimiento de los hijos es por algo no dicho o por decirle una mentira. Cuando éste no posee explicaciones para comprender lo que vive recurre a la imaginación. Así que cuando uno de ellos abandona el hogar el niño puede pensar que ha sido abandonado, que este no le quiere, etc.

No dar información de conflictos que puedan producir más daño al niño

En muchos casos hemos visto como padres que se separan son demasiado explícitos con sus hijos. Dando explicación como; “tu padre tiene novia”, “me abandona”, “ha sido infiel”, etc. ¿Qué ganamos aportando esta información a nuestro hijo? Lo único que conseguimos es causar más dolor al niño.

Explicar que van a vivir separados y que él no tiene nada que ver en la decisión 

Explicarle que es una decisión de los padres y que los hijos no tienen culpa de esta separación.

Hacerle ver al niño que es lo mejor para todos

Hay que dejar claro a los hijos que la ruptura es una decisión de los padres y que no la pueden cambiar.

Informar al niño de quién se irá de casa y con quién se queda en el hogar

En la mayoría de ocasiones caemos en la tentación de decirle a nuestro hijo que nada va a cambiar, pero sabemos que no es así. Cuanto antes les expliquemos cómo afectará la ruptura será mejor para que anticipen los cambios futuros.

No mostrar comportamientos victimizados

Por ejemplo; “nos hemos quedado solos”, “papá ya no nos quiere”…Este tipo de comentario provoca riesgo para la salud psicológica del niño generando un elevado nivel de ansiedad y aumentando su inseguridad.

No mentir sobre la realidad de la separación 

Por ejemplo: “tu padre se ha ido al trabajar fuera”…Algunos padres por pena a decirles la verdad les dicen mentiras parecidas a esta para hacerles más llevadera la separación. Sin embargo, lo que provocan es que sea más difícil la aceptación y adaptación a la realidad que vive.

No somos pareja, pero tú siempre serás nuestro hijo.

Facilitar la relación de tu hijo con el progenitor no custodio para que mantenga sus referentes emocionales.

psicologos malaga divorcio separacion

Si has tenido una ruptura conflictiva y tu hijo presenta reacciones de tristeza, culpa, problemas escolares, sueño o conductas regresivas, en Psicólogos Málaga Psicoabreu podemos ayudarle en la salud psicológica de su hijo.