VIDEO ANSIEDAD POR SEPARACIÓN EN NIÑOS

En ocasiones los más pequeños de la casa puede experimentar un fuerte malestar cuando se separan de sus figuras de apego, que generalmente suelen ser los padres.

Este malestar puede incluso aparecer cuando se tienen las expectativas de que va a ocurrir una separación, es decir, cuando aún no se ha ido ninguna de las figuras de apego del niño.

Este problema se pone de manifiesto a través de comportamientos como llantos, agitación, miedos, etc.

La ansiedad por separación suele manifestarse en las siguientes situaciones:

  • Cuando ocurre o se anticipa que va a ocurrir una separación del hogar o de las principales figuras de apego.
  • Preocupación persistente y excesiva por una posible pérdida de las principales figuras de apego o la posibilidad de que éstas puedan sufrir algún tipo de daño.
  • Preocupación persistente y excesiva por la ocurrencia de un posible suceso adverso como perderse, tener una enfermedad o accidente o ser víctima de un secuestro; de tal forma que esto de lugar a la separación de una de las figuras de apego.
  • Oposición o resistencia persistente a salir fuera de casa, ir al colegio, al trabajo o a cualquier otro sitio que implique separación, por miedo a que ésta ocurra.
  • Oposición o miedo persistente y excesivo a estar solo o sin las principales figuras de apego en casa o en otros sitios. Los niños pueden negarse a ir solos a una habitación o permanecer solos en ella, estar “pegados” y permanecer próximos a sus padres todo el día, etc.
  • Oposición o resistencia a dormir fuera de casa o alejado de una de sus figuras de apego. En este sentido, los niños pueden desplazarse a la cama de sus figuras de apego, como los padres o hermanos. Además pueden negarse a dormir en casa de amigos, ir de campamento. En el caso de los adultos, puede desagradarles la idea de viajar solos o dormir en hoteles.
  • Pesadillascon contenidode separación, como asesinatos o catástrofes en relación a la familia.
  • Quejas recurrentes por la experimentación de síntomas físicos (problemas gastrointestinales, dolor abdominal o de cabeza, náuseas, vómitos, etc.). Éstos ocurren cuando se anticipa una posible separación de las figuras de apego. En personas adultas o adolescentes los síntomas sueles referirse a palpitaciones, mareos o sensación de desmayo.

Este repertorio de conductas, además, podría estar interfiriendo en algún área de la vida de la persona, como el área escolar, social o familiar.

Psicólogos Málaga Psicoabreu tiene a su disposición un equipo experto de tratamiento infantil y adolescente con amplia experiencia en la evaluación y el tratamiento de los trastornos psicológicos más frecuentes en menores. Pídenos cita e infórmate.