Los Patrones de Pensamiento Autodestructivo

El pensamiento como tal, nos ayuda a organizar ideas, resolver problemas, hacer planes… sin embargo, en ocasiones ocurre que perdemos el control sobre él y se puede convertir en un problema. Estas charlas con nosotros mismos a veces se vuelven repetitivas y compulsivas, nos aparta de la realidad y del momento presente, conduciéndonos a ansiedad, frustración por no ser capaz de autocontrolarnos, sentimientos de culpabilidad, etc.

pensamientos-autodestructivos-psicologos-malaga

Existen varios patrones de pensamiento autodestructivo, que son dañinos y que describiremos a continuación. En Psicólogos Málaga Psicoabreu disponemos de un gran equipo de expertos que te ayudarán a solucionar y tratar tu situación personal.

  • La Ansiedad anticipatoria   Los problemas y los contratiempos aparecen a pesar de tenerlo todo controlado, a veces basta con hacer un plan para que nada salga como esperábamos. Cuando nos preocupamos antes de que el problema se presente, hacemos un gasto energético y de tiempo innecesario, ya que las condiciones que presente el problema pueden en realidad ser muy diferentes a las que previamente habíamos pensado: imagina predecir una conversación con otra persona, es imposible acertar cómo ocurrirá ¿De qué nos ha servido entonces anticipar y perder nuestro valioso tiempo?; además esta tendencia a predecir y anticipar lo que va a ocurrir nos lleva a sentimientos de ansiedad por la tendencia de muchas personas a ser catastrofistas y magnificar las consecuencias negativas.
  • Las Desvalorizaciones –   A menudo tenemos pensamientos del tipo ‘no voy a poder hacerlo’, ‘no soy capaz’, ‘voy a fallar’… y en ningún caso son fruto de la realidad sino de nuestras inseguridades, complejos y cosas que en algún momento nos recriminaron. Tener pensamientos en los que nos valoramos muy por debajo de nuestras capacidades son el peor enemigo para la autoconfianza, la autoimagen y la autoestima.
  • Las quejas –   Hay personas que siempre se están lamentando, asumiendo un papel de víctima. Se repiten lo desdichadas que son, los problemas que tienen, la poca ayuda que reciben, convirtiéndose en muchos casos en un círculo vicioso. ¿De qué sirve quejarse? Si tienes un problema ¿haces algo para solucionarlo?
  • La culpa –   Las personas que piensan en términos de culpabilidad o inocencia acaban teniendo grandes sufrimientos. ¿Conoces la diferencia entre homicidio y asesinato?: Una persona es culpable si ha actuado con conciencia de sus comportamientos o si lo hace de forma premeditada; si no es así, deberíamos entonces estar hablando de responsabilidad, cometer errores es inevitable y en lugar de sentirnos culpables y frustrados deberíamos pensar en el grado de responsabilidad que teníamos sobre lo ocurrido y asumir las consecuencias que se deriven de nuestras conductas.
  • Las comparaciones –   Cada persona es única y tiene derecho a ser distinta. Si miramos a nuestro alrededor vamos a encontrar siempre a personas que no tienen los mismos problemas que nosotros, sin embargo ¿Significan que no tengan problemas? Tenemos tendencia a magnificar nuestros propios asuntos y minimizar los de los demás. Si las comparaciones se convierten en algo continuo suelen llevar a bajar nuestra autoestima e incluso a la depresión.
  • Vivir en el pasado   Hay personas que se encuentran atadas a un tiempo pasado en el que todo fue mejor y se lamentan porque ahora las cosas son distintas. Cuando vivimos anclados en el pasado nos olvidamos de vivir y disfrutar del presente. Un exceso de pasado lleva a la depresión así que lo más recomendable es asumir lo que ocurrió y centrarse en el aquí y ahora.
  • Las Críticas –   Hay personas que están continuamente criticando a los demás porque les hace sentir temporalmente mejor, sin embargo a largo plazo implica vivir en un estado continuo de insatisfacción y desagrado que acaba volviéndose en nuestra propia contra. Es fundamental que aprendamos a aceptar las diferencias.

 

Los Patrones de Pensamiento Autodestructivo
5 Estrellas en 112 valoraciones

¡Si te gusta, comparte!