La violencia silenciada

Lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de violencia es la violencia física. Es decir, agresiones físicas que ejerce una persona hacia otra. Si esto mismo lo aplicamos a la violencia dentro del ámbito de pareja, en concreto, a la violencia de género, pensamos en la violencia que ocurre de un hombre hacia una mujer. Una violencia física donde la mujer es agredida por su pareja. Sin embargo, también ocurre un tipo de violencia poco expresada por parte de la víctima: la una violencia silenciada.

A diferencia de la violencia silenciada, cuando existe la violencia física es fácil demostrar unas secuelas, marcas, moratones, arañazos, etc. Son marcas evidentes que un médico puede detectar con facilidad y crear un parte de lesiones, el cual nos sirve para demostrar un maltrato físico.

Pero, ¿Sólo existe ese tipo de maltrato?

MaltratoLa violencia de género no es únicamente la violencia física hacia una mujer, si no que existen muchos otros tipos de violencia dentro de este término. La violencia de género abarca lo que se conoce como violencia psicológica.

A diferencia de la violencia anterior, esta no puede apreciarse mediante marcas físicas en el cuerpo tras la agresión, lo que hace que sea muy difícil de apreciar, al igual que las secuelas psíquicas en la víctima. Este tipo de violencia es una forma encubierta de agresión y coerción.

La poca visibilidad de este tipo de violencia produjo un revuelo mediático recientemente en los medios de comunicación.  La realidad que sufren muchas mujeres fue puesta sobre la mesa cuando un personaje público hizo visible la situación que vivía de violencia, relatando las formas más sutiles de la violencia silenciada o encubierta.

Una violencia que viene determinada por insultos y/o humillaciones de forma reiterada en privado o delante de otros, haciendo que la víctima en este caso se sienta anulada completamente.

¿Cuáles son los tipos de violencia?

Violencia económica

Un tipo de violencia de género es la violencia económica, donde este método de coerción se usa como arma de control. El control de los gastos, el disponer de las tarjetas, tomar decisiones relacionadas con la economía familiar, o realizar compras de forma independiente, son algunas de las formas que puede tomar este tipo de violencia.

Violencia sexual

Este tipo de violencia ocurre cuando, dentro de la pareja, no se desea tener relaciones sexuales. La pareja insiste hasta que, de forma resignada, la víctima acaba teniendo sexo por obligación. Esto también es una forma de ejercer violencia, sobre la mujer en este caso.

Sin embargo, al ocurrir dentro de la pareja, y como son pareja, socialmente se concibe como cosas que ocurren dentro de la relación de forma habitual, pudiendo parecer que no es violencia.

La función del psicólogo forense en la violencia de género

La violencia de género es muy difícil de demostrar y resolver por parte de la justicia debido la dificultad de presentar pruebas convincentes que demuestren el sufrimiento por el que pasan muchas mujeres. Por ello, la psicología forense, dispone de herramientas y medios para poder demostrar este tipo de violencia, oculta y difícil de detectar.

Los psicólogos jurídicos dedicados a esta área, además de poseer las herramientas necesarias para su detección, están formados y especializados en materia de violencia.

Así, el psicólogo forense trata estos temas con la mayor delicadeza posible, evitando la re-victimización a la persona que cuenta los hechos, promoviendo la tranquilidad y la seguridad. Además de realizar acompañamiento a la hora de la vista.

El informe psicológico pericial: una herramienta para demostrar el testimonio de la víctima

El informe psicológico pericial es una herramienta muy importante para demostrar, de forma objetiva y apoyados siempre en la ciencia, el testimonio de una víctima que ha sufrido algún tipo de violencia dentro de la pareja. Se trata de una herramienta de gran importancia sobre todo en casos de violencia psicológica.

violencia doméstica

Además de la violencia de género, no podemos olvidar que podemos encontrar diferentes tipos de violencia también dentro del ámbito familiar. En este caso, la violencia ocurre hacia cualquier persona del conjunto familiar.

La violencia familiar puede darse de diversas maneras:

  • Descendente: de padres a hijos.
  • Ascendente: de hijos a padres
  • Bilateral: de hombre a mujer (violencia de género) o de mujer a hombre. Considerado como violencia doméstica o familiar.

Este tipo de violencia es también difícil de detectar, sobre todo a nivel psicológico. Es una violencia que, por desgracia, no solo sufren mujeres si no que muchos hombres sufren en su hogar. Así como muchos niños sufren de sus padres, o entre hermanos.

Para todo ello, desde la psicología forense se trabaja día a día visibilizando en los juzgados que la violencia se manifiesta de muchas formas diferentes, que no solo la sufren mujeres, si no que todos los integrantes de una familia pueden sufrirla.

En PsicoAbreu contamos con un área especializada en psicología jurídica. Si se encuentra en un caso de violencia silenciada, familiar o de cualquier otro tipo, o requiere de ayuda del área forense, nuestra especialista en psicología forense le proporcionará las herramientas adecuadas para solventar la situación.

5/5 - (102 votos)