La carga mental: Cuando el trabajo nos desborda

El concepto de carga mental de trabajo está adquiriendo cada vez mayor importancia debido a los avances tecnológicos e informáticos que requieren mayor exigencia mental por parte del trabajador frente a las físicas más tradicionales. Por tanto, el trabajo actual requiere menos esfuerzo físico y más tratamiento de la información; esfuerzo mental.

Podemos definir la carga laboral como el conjunto de requerimientos psicofísicos a los que se somete un trabajador a lo largo de su jornada laboral. Según el tipo de actividad que predomine, hablaremos de trabajo físico o muscular que forma la “carga física de trabajo” o, por el contrario, de trabajo mental que requiere mayor esfuerzo intelectual: “carga mental de trabajo”.

carga mental

Efectos negativos de la carga mental

La consecuencia más directa de una carga mental de trabajo inadecuada es la fatiga mental. Entendemos por fatiga mental la disminución de la capacidad física y/o mental de un individuo después de haber realizado un trabajo durante un periodo de tiempo determinado. La fatiga generalmente produce un descenso en el rendimiento. Por ello, es tan importante concienciar sobre los efectos negativos de la sobrecarga mental e intentar prevenirla.

La sobrecarga laboral está muy presente en la vida de las personas. Dedicamos gran parte de nuestro tiempo a trabajar y por ello se ha convertido en una rutina; acumulamos jornadas laborales muy largas,  madrugando y llegando tarde a casa. Esta sobrecarga disminuye la calidad de vida, ya que si dedicamos mucho tiempo a trabajar no tenemos tiempo para nosotros mismos, nuestra familia y amigos.

Otra consecuencia negativa que cabe destacar es la baja productividad. Si dedico mucho tiempo al trabajo, mi mente se satura y rindo menos. Dedicar la mayoría de horas de la semana al trabajo genera malestar físico y psicológico, aunque nos guste mucho lo que hacemos y disfrutemos con ello.

 

Efectos psicológicos de la carga mental

 Ansiedad

Una jornada de trabajo extenuante es un factor de riesgo para padecer ansiedad. El estrés derivado de la sobrecarga laboral genera una segregación excesiva de cortisol. Esta hormona nos prepara para enfrentarnos a ciertas situaciones y, en pequeñas dosis, no tendría por qué ser perjudicial. Pero la segregación excesiva, derivada del estrés y la preocupación constante, fruto de la sobrecarga mantenida en el tiempo, podría provocarnos una angustiante sensación de malestar. La sintomatología física seria:  sensación de presión en el pecho, taquicardia, dolor de estómago, entre otras.

Insomnio 

Las personas que trabajan en exceso suelen tener dificultad para dormir; a veces pueden llegar a padecer insomnio crónico, Debido a la gran carga laboral, su mente es incapaz de desconectar a la hora de dormir, llevándose los problemas y preocupaciones al tiempo de descanso. Como consecuencia, su sueño no es reparador y esto hace que al día siguiente se encuentre aún más agotado.

Depresión

Hay quien cree que el estar deprimido es llorar constantemente o vivir en una tristeza de oscuridad continua. Aunque esto ocurre en algunos casos, quiero destacar que la depresión también se manifiesta a través de síntomas como la irritabilidad, apatía y gran desmotivación. Una persona que se enfada constantemente puede estar deprimida. Nuestro sistema nervioso se resiente ante la falta de descanso y el exceso de trabajo y se siente mayor sensación de soledad y abatimiento.

Pérdida de memoria 

La sobrecarga laboral hace que se reduzca la capacidad para recordar y para almacenar nuevos recuerdos. Cuando la angustia se convierte en una sensación constante y pienso que no voy a terminar toda la tarea, se produce una mayor segregación de cortisol, la hormona del estrés. Se ha comprobado que esta sustancia afecta a zonas cerebrales relacionadas con la memoria y el aprendizaje.

Problemas digestivos 

Nuestro sistema digestivo es muy sensible a los componentes emocionales; se resiente con gran facilidad a los estados de ansiedad y tristeza. Por ello, no es raro que una época con exceso volumen de trabajo acabe provocando problemas digestivos.

 Deterioro de las relaciones sociales 

La sobrecarga en el trabajo provoca que pasemos menos tiempo con nuestros familiares y amigos o que casi no veamos a nuestra pareja. Nos llegamos a convertir en los eternos ausentes.

Síndrome de Burnout causado por la carga mental

sobrecarga mentalEl síndrome de Burnout o “síndrome del trabajador quemado” hace referencia a la cronificación del estrés laboral. Se manifiesta a través de un estado de agotamiento físico y mental que se prolonga en el tiempo y llega a alterar la personalidad y la autoestima. Es un proceso en el que progresivamente el trabajador sufre una pérdida de interés por sus tareas y desarrolla una reacción psicológica negativa hacia su ocupación laboral. Cabe destacar que cada vez son más profesionales los que sufren este síndrome y puede darse en cualquier ocupación.

Causas y agentes de riesgo

  1. Actividades laborales que vinculan al trabajador y sus servicios directamente con clientes, como maestros, vendedores, doctores etc.
  2. Horarios de trabajo excesivos.
  3. Gran discrepancia entre las expectativas laborales y la realidad de las tareas.
  4. Características psicológicas de los trabajadores.
  5. Exceso de compromiso y responsabilidades.
  6. Ambiente laboral cargado de tensión con un  clima negativo.
  7. Relaciones laborales conflictivas.
  8. Falta de apoyo, miedo a la crítica y comparaciones con compañeros.

Estrategias para afrontar el Síndrome de Burnout

  • Ser conscientes de la carga de trabajo que puedo realizar sin sobre exigirme.
  • Delegar tareas cuando sea necesario.
  • Pedir ayuda y trabajar la autoexigencia.
  • Jerarquizar tareas dando prioridad a las más importantes.
  • Reuniones de trabajo periódicas donde fluya la comunicación.
  • Seguir una alimentación equilibrada; reducir el consumo de alcohol y café.
  • Practicar deporte y ocio a diario.
  • Dormir entre siete u ocho horas diarias.

la carga mental

Por ello es tan importante aprender a poner límites. Debemos lograr un equilibrio entre trabajo, descanso y actividades, para lograr bienestar emocional.

Para concluir quiero recordar que, si no se limita el tiempo y las condiciones laborales, a largo plazo podemos ver perjudicada nuestra calidad de vida. Es importante concienciar sobre los efectos negativos de la sobrecarga laboral e intentar prevenirla y, si consideramos que padecemos cualquiera de los síntomas descritos anteriormente, acudamos al experto en cuestión que nos ayude a conseguir nuestro bienestar.

Cuidar nuestra salud mental y física es fundamental para todos”

5/5 - (108 votos)