Celos en pareja: ¿Cómo gestionarlos?

Los celos son uno de los conflictos más recurrentes en pareja. En muchas ocasiones esta emoción puede convertirse en un gran problema tanto para la persona que lo siente como para la persona que lo recibe.

Los celos roban la libertad, el respeto y la tranquilidad a la pareja y, por ello, es importante saber de qué forma funcionan y qué puedo hacer para gestionarlos cuando aparecen.

¿Qué ocurre cuando siento celos?

Los celos son una emoción que nace del miedo a perder a mi pareja. Los celos suelen aparecer en los momentos en los que mi pareja se relaciona con otras personas (sale con amigos, sale de fiesta, habla por Whatsapp…) o cuando siento que no me está dedicando “suficiente atención”.

Esta emoción puede ir vinculada a la desconfianza cuando realmente me lo he planteado y no confío en la fidelidad/lealtad de mi pareja. En otras ocasiones, se reconoce como una emoción totalmente irracional que proviene del miedo, es decir, “realmente confío en mi pareja pero siento que no puedo evitar sentirme celoso/a”.

Los celos traen pensamientos del tipo: ¿y si mi pareja me deja por otra persona?, ¿y si deja de quererme/ya no me quiere?, ¿y si sale y le gusta otra persona?, ¿y si me engaña?, ¿y si conoce a alguien mejor que yo?”

Todos estos “¿y sis?” se transforman en una película mental en la que imagino a mi pareja engañándome o estando con otra persona.

Atender a estos pensamientos significa permanecer en un estado de alerta y duda constante, que siento que sólo se tranquiliza si vigilo y controlo a mi pareja.

Vigilar a mi pareja significa estar hiperpendiente a cualquier contacto que tenga con otra persona (sacándole significados desproporcionados) o a cualquier posible signo de mentira o desinterés. Al poner tanta atención en estos signos finalmente mi teoría parece confirmarse ya que siempre puedo encontrar alguna prueba que de pie a la duda y a la desconfianza.

Además, el miedo entiende que la forma de evitar que mi pareja me engañe es ejerciendo control sobre lo que hace, pero el control no funciona. Cuanto más vigilo y controlo a mi pareja más celos siento.

¿De qué formas controlo a mi pareja?

La emoción que se activa en este momento es el enfado. El enfado me indica que es mi pareja la que debe hacer o no hacer algo para que yo me sienta tranquilo/a y es entonces cuando empiezo a intentar controlar lo que hace mi pareja, de forma que:

-Estoy pendiente al móvil o a las redes sociales constantemente cuando mi pareja no está conmigo.

-Hago preguntas recurrentes sobre qué ha hecho, con quién a estado, quién es tal persona, a qué hora regresó, etc.

Pregunto insistentemente sobre sus sentimientos: “¿me quieres?”, “¿seguro?”

Hago reproches: ¿por qué tardaste en contestar?, ¿por qué hablaste con …?, ¿por qué sales tanto?, etc.

-Me coloco en posición de víctima: “si me quisieras no harías…”, “¿es más importante esa persona que yo?”

¿Qué puedo hacer para manejar los celos?

  1. Elegir confiar: los celos no evitan que mi pareja me abandone y sí que daña mucho mi relación. Si no confío ¿Qué sentido tiene mantenerme en una relación?

  2. Detener la película mental: ¿Cómo no me voy a sentir mal si imagino constantemente que mi pareja me engaña?

  3. ¡No ceder ante la emoción!: los celos invitan fuertemente al control pero yo puedo decidir dejar de controlar y vigilar constantemente a mi pareja.

  4. ¡¡Centrarme en mí!!: dejar de prestar tanta atención a lo que hace mi pareja y centrarme en todo aquello que me hace sentir bien a mí. Mi relación es importante pero yo lo soy más. Quizás esta emoción también me esté indicando que necesito cuidarme más y sentirme mejor conmigo.

Muchas personas ya han conseguido manejar los celos y la desconfianza hacia su pareja. Si necesitas ayuda en este proceso a nivel individual o junto a tu pareja, en Psicólogos Málaga PsicoAbreu podemos ayudarte. ¡No dudes en contactarnos!