TRASTORNOS DEL SUEÑO EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

¿Qué son los trastornos del sueño?

Los trastornos del sueño son un problema frecuente, este problema implica la incapacidad para dormir, quedarse dormido en momentos inadecuados o tener demasiado sueño diurno y/o somnolencia excesiva.

Este trastorno se da cuando realmente existe una alteración de la función fisiológica del sueño; en estos casos existe un deterioro evidente del bienestar psicológico y físico del niño y/o del adolescente.

Los trastornos del sueño son uno de los principales problemas que manifiestan los padres en consulta, estos trastornos tienen consecuencias importantes tanto para los menores como para las familias.

Según van creciendo, los niños van madurando y tienen necesidades de sueño distintas. Por este motivo no son los mismos los trastornos de sueño típicos de un niño a los de un adolescente, y los problemas de sueño que podrían surgir en una u otra etapa también son diferentes.

¿Cuáles son los tipos de trastorno del sueño en niños?

Insomnio

Problemas para conciliar o mantener el sueño. La mayor parte de las veces este insomnio es de tipo conductual, esto significa que el niño no puede dormir cuando está solo, cuando no se tienen horarios adecuados o cuando el niño toma sustancias estimulantes antes de irse a la cama.

Síndrome de las piernas inquietas

No hay dificultad para conciliar el sueño si no que el niño se mueve constantemente durante la noche. En estos casos no descansa y puede sentirse agotado durante el día.

Parasomnias infantiles

Este fenómeno se produce mientras el niño duerme y no es capaz de distinguir entre sueño y vigilia.

Las más frecuentes son las pesadillas, se dan sobre todo cuando el niño está experimentando cambios o sufriendo estrés.

Los terrores nocturnos suelen ser más complicados. Se trata de pesadillas en las que el niño se despierta parcialmente; puede moverse o pedir ayuda aunque en realidad sigue dormido. Una vez despierto no recuerda nada de lo ocurrido.

Hipersomnia o somnolencia diurna excesiva

Es uno de los trastornos del sueño más frecuente en niños. Es lo contrario al insomnio, quienes la padecen tienen dificultad para mantenerse despiertos y activos.
Éstos niños suelen ver afectado su rendimiento escolar o social, y en la adolescencia existe el riesgo del consumo de estimulantes.

Principales causas de los trastornos del sueño en niños

1.-Privación de sueño o cansancio excesivo: El que el niño esté muy cansado puede hacer que se produzcan alteraciones en los ciclos del sueño.

2.-Elevado nivel de estrés: El estrés  al igual que el cansancio físico puede producir alteraciones en el sueño.

3.-Trastornos del estado de ánimo:  El que el niño esté experimentando depresión o ansiedad influye negativamente en la calidad del sueño.

4.-Medicamentos y sustancias: El consumir sustancias estimulantes como la cafeína y el azúcar tiene como consecuencia que el niño esté mas activo a la hora conciliar el sueño.

¿Cómo podemos saber si nuestro hijo tiene trastorno del sueño?

Si identificamos varios de los siguientes síntomas en nuestros hijos, recomiendo consultar a un profesional para una valoración posterior.

Síntomas diurnos frecuentes del trastorno del sueño en niños

  • Disminución del rendimiento académico.
  • Dificultad para concentrase.
  • Exceso de movimiento o hiperactividad.
  • Alteraciones frecuentes del estado de ánimo.
  • Actitudes agresivas o dificultad para controlar la ira.
  • Irritabilidad.
  • Dolores de cabeza recurrentes.
  • Indicios de retraso madurativo.
  • Exceso de somnolencia durante el día.
  • Cambio de comportamiento cuando duerme más.

Comportamientos frecuentes a la hora de irse a la cama y durante el sueño

  • Se despierta con frecuencia durante la noche
  • Dificultad para dormir de manera continuada
  • Evita ir a dormir, llora o inventa excusas
  • Excesivo movimiento mientras duerme
  • Habla durante el sueño
  • Dificultad para despertarse e irritabilidad por las mañanas

Tratamiento de los trastornos del sueño en niños

A continuación, enumero pautas para facilitar el correcto desarrollo del sueño en niños:

  • Ambiente tranquilo y temperatura agradable.
  • Evitar la iluminación de la habitación, si él niño la requiere, ésta debe ser muy tenue.
  • La hora de acostarse debe ser prácticamente la misma y la de levantarse también, establecer horarios adecuados a su edad.
  • El exceso de líquidos favorece que el niño se levante para ir al baño.
  • Evite darle chocolate, azúcares y refrescos con cafeína.
  • No se recomienda actividad física intensa a últimas horas de la tarde.
  • No les dejes hacer siestas demasiado largas.
  • Si el niño llora o protesta durante la noche, reflexiona con él lo que ha ocurrido durante el día, demuéstrale seguridad y sigue con la rutina.
  • Sobre todo no le grites y no pierdas la calma.

Trastornos del sueño en la adolescencia

El sueño forma parte de un ciclo circadiano vigilia-sueño, proceso fisiológico necesario para el organismo. Durante la adolescencia, se producen importantes cambios fisiológicos que producen alteraciones en el mismo.
La mayoría de los adolescentes no duermen lo suficiente porque tienen horarios sobrecargados o porque pasan demasiado tiempo delante de la pantalla. Con el paso del tiempo las noches que pasan sin dormir lo suficiente, les puede generar un déficit de sueño.

 

¿Qué es lo que les impide a los adolescentes acostarse temprano?

Los adolescentes necesitan dormir aproximadamente 9 horas diarias. Por lo tanto, si un adolescente se levanta a las 7 de la mañana para ir al colegio debería irse a la cama sobre las 22hs.

Varios estudios indican que muchos adolescentes tienen problemas para conciliar el sueño temprano. Esto no significa que no quieran dormir, sino que sus cerebros funcionan con horarios más tardíos y no están preparados para acostarse.

Nuestro reloj biológico necesita para funcionar correctamente sincronizadores internos y externos.

-Externos: luz y hábitos sociales saludables.

-Internos: secreción de melatonina, ritmo de la temperatura corporal y secreción de cortisol.

El ritmo circadiano, nuestro reloj biológico para dormir

Durante la adolescencia, el ritmo circadiano (nuestro reloj biológico), se reajusta e indica al adolescente que se duerma más tarde por la noche y se despierte más tarde por la mañana. Éste cambio en el ritmo circadiano se debe a que los adolescentes fabrican la hormona cerebral melatonina más tarde que los adultos y los niños, lo que hace que les resulte más difícil conciliar el sueño.

A veces este retraso en el ciclo sueño/vigilia es tan marcado que afecta al funcionamiento cotidiano. Recibe el nombre de “síndrome del noctámbulo” o “síndrome de fase del sueño retrasada”, Si además añadimos que el adolescente se lleva el móvil a la cama para navegar por internet o chatear con amigos, su exposición a la luz puede alterar su ritmo circadiano, resultándole todavía más difícil conciliar el sueño.

Buenos hábitos de sueño en la adolescencia

A continuación, enumero pautas para prevenir posibles problemas de sueño en los adolescentes:

  • El adolescente debe aprender a identificar los signos de la falta de sueño, irritabilidad, dificultad para despertarse, recuperación del sueño los fines de semana.
  • Evitar el uso de móviles, Tablet …. y ordenadores antes de dormir.
  • Conocer la importancia del sueño para nuestra salud.
  • Establecer horarios para irse a la cama y para levantarse.
  • Evitar siestas durante el día, comidas copiosas y bebidas estimulantes.
  • Realizar ejercicio físico diariamente pero no justo antes de dormir.
  • Los padres tienen que dar ejemplo con buenos hábitos de sueño.

Si a pesar de todas éstas pautas no consigues mejorar los problemas de sueño de tus hijos, busca ayuda de un profesional. En PsicoAbreu disponemos de un equipo de psicólogos en Málaga especializados que podrán ayudarte.