La negación del embarazo

La negación del embarazo es una patología no psicótica que se da cuando la mujer desconoce que está embarazada durante más de tres meses. Por tanto, se trata de una gestación en la que la mujer no tiene consciencia psicológica ni fisiológica del embarazo. Es decir, puede estar embarazada y no saberlo más de cuatro, cinco o incluso durante más meses de embarazo.

negación del embarazo

Tipos de negación

Es importante diferenciar cuándo la mujer quiere negar conscientemente que está embarazada o bien cuando lo hace por una patología psicótica. Además, entre los tipos de negación también puede darse la negación parcial o la negación completa del embarazo.

Negación consciente del embarazo

Cuando la mujer quiere disimular conscientemente que está embarazada, lo hace por el miedo a las consecuencias que pueda generar en su vida. Aquí es consciente de los cambios que está generando su cuerpo, aunque no quiera darlos a conocer. En este caso, lo ocultará con el cambio de ropa, usando prendas que le ayuden a disimular la tripa, simulando que sigue teniendo la menstruación o bien reduciendo el contacto social.

Negación psicótica

Cuando hablamos de una negación psicótica del embarazo, debemos decir que se debe a una patología en la que la mujer negará que está embarazada como consecuencia de una esquizofrenia. En este caso, se puede llegar a relacionar todos los cambios producidos en el embarazo con alucinaciones; por ejemplo, interpretar que se tienen insectos en la barriga cuando nota los movimientos del feto. Y, a diferencia de la negación consciente, en este caso el entorno sí es consciente del embarazo.

Negación parcial del embarazo

Aquí, la mujer se da cuenta de que está embarazada a partir de los primeros meses de gestación. En torno al cuarto o quinto mes de gestación, descubre que está embarazada y es entonces cuando su cuerpo responde de manera física a los cambios del propio embarazo. Se dan casos en los que su vientre crece de manera espontánea e incluso en cuestión de horas a raíz de conocer la noticia.

Negación completa

Otra forma de negación del embarazo es la negación completa, que se da cuando la mujer desconoce que está embarazada hasta el momento del parto. Según estudios, se ha podido relacionar esta patología con mujeres que anteriormente han presentado trastornos de alimentación o bloqueos emocionales durante etapas anteriores a este momento.

Factores que contribuyen a la negación del embarazo

negación del embarazo

Puede darse en mujeres tanto primerizas como en casos de segundo o incluso tercer embarazo. Cuando una mujer padece este trastorno, su cuerpo no cambia como en cualquier gestación. Es decir, apenas tienen barriga o engordan muy poco; apenas tienen síntomas normales del embarazo tales como mareos, náuseas y, además, tienen sangrados en la fecha que se corresponde con su menstruación, al menos en un porcentaje relativamente alto.

Se relaciona también la negación del embarazo con mujeres mayores de 40 años que han dado por hecho que ya no podían ser madres, en casos de infertilidad, cuando existe miedo a que el embarazo pueda ser una causa grave de enfermedad etc. Otros factores pueden ser causas traumáticas como violaciones o bien bebés no deseados etc.

A pesar de estos factores, ninguno puede explicar por sí solo el inicio de la negación del embarazo a consecuencia de él.

Consecuencias de la negación

Las consecuencias en la negación del embarazo pueden ser tanto a nivel ginecológico o pediátrico como sobre todo a nivel psicológico.

Consecuencias ginecológicas o pediátricas

Éstas se refieren a que al no ser consciente de estar embarazada, no se ha tenido en cuenta factores importantes como la alimentación, radiodiagnósticos o pruebas incompatibles con el embarazo, medicación o consumo de alcohol o drogas. Todo esto puede perjudicar tanto a la madre como al bebé. Además, al no hacer un seguimiento del embarazo, es complicado a la hora de diagnosticar enfermedades o malformaciones en el bebé.

En el momento del parto, sobre todo en el caso de la negación completa del embarazo, pueden darse complicaciones también por el hecho de que la mujer puede dar a luz en casa sin saber qué le está ocurriendo.

Consecuencias psicológicas

Una parte fundamental del periodo de embarazo se relaciona con la preparación por parte de la mujer a ser madre. Durante este periodo, se genera ya el vinculo emocional hacia el bebé y esa parte se desarrolla de manera que la mujer puede prepararse para el papel que desarrollará como madre posteriormente. En este sentido, el papel psicológico es de vital importancia: es necesario este periodo de adaptación al cambio. Sin embargo, en los casos de la negación del embarazo no se da este proceso, llegando a causar verdaderos choques emocionales en la mujer e incluso en su entorno cuando nace el bebé sin ni siquiera esperarlo.

Además, y en relación con esto, existe también una parte de contexto social que no ayuda a que la madre se adapte y es el juicio que se le realiza. No se cree en ningún momento que no se haya podido dar cuenta de que estaba embarazada, llegando a provocar en ella verdaderos desórdenes anímicos y un gran sentimiento de culpa relacionado también con no haber hecho los cuidados prenatales que se recomiendan en el periodo de gestación.

Normalmente, en un postparto normal, ya existen factores que hacen que se pueda desarrollar una depresión postparto. En el caso de la negación del embarazo, ocurre exactamente lo mismo e incluso de manera más traumática e intensa.

Las mujeres que desconocen estar embarazadas desarrollan bloqueos a la hora de toma de decisiones en cualquier aspecto relacionado con el bebé. Puede influir desde el nombre hasta poder comprar algo necesario o incluso puede también generar cambios con relación a la pareja o dificultades en la comunicación con su entorno.

Tratamiento psicológico

Durante la etapa de gestación, se construye una relación con un bebé imaginario que ayuda a la adaptación al cambio. Sin embargo, esto no ocurre en la negación del embarazo dando lugar a un amplio abanico de consecuencias psicológicas que hay que abordar de manera terapéutica. Es fundamental escuchar a la mujer y atenderla en lo que a la parte emocional se refiere; sin prejuicios y dejando que exprese lo que siente en todo momento. La confusión que genera en ella este proceso es tal que puede pasar de estados de alegría a estados de pena, ira o miedo en periodos muy breves de tiempo.

La ayuda psicológica en estos casos se convierte en la salida principal, ya que ayudará a la mujer y a su entorno a comprender qué es lo que ha ocurrido. En este sentido el trabajo se dirige principalmente a aceptar el cambio tan brusco que generará en sus vidas haciendo un periodo de adaptación lo más rápidamente posible.

En el caso de la negación parcial del embarazo, el tratamiento también se dirige a aceptar los cambios físicos que se van a producir en el cuerpo de la mujer como consecuencia de la gestación.

Cuando trabajamos con una madre que sufre este proceso, es fundamental trabajar con el contexto que rodea a la madre y al padre. Intentar que se pongan en el lugar de ella, no hacerla sentir culpable y por supuesto no generarle más miedos de los que ella ya pueda estar construyendo.

negación del embarazo