Fases y tratamiento psicológico del duelo

El duelo es un proceso de adaptación que hace referencia al dolor o malestar causado por la pérdida de una persona querida con la que hemos establecido un vínculo importante. En este artículo vamos a identificar los diferentes tipos de duelo, así como sus fases y el tratamiento psicológico más recomendado en cada una de ellas.

fases y tratamiento del duelo

Tipos de duelo

Duelo normativo

La persona que pierde a un ser querido experimenta una serie de síntomas emocionales y cognitivos, mostrando malestar y afectación acordes con la situación de fallecimiento de una persona conocida, dependiendo la intensidad y duración del tipo de vínculo que le uniera a esa persona. Este período suele durar entre 6 meses y un año aproximadamente.

Duelo bloqueado

En este tipo de duelo la persona muestra un bloqueo mental, emocional y conductual debido a la negación de la pérdida de ese ser querido.

Duelo patológico

La persona sigue manifestando los síntomas del duelo normativo pero de forma particularmente intensa y duradera, superando el período de un año. Normalmente, esta afectación interfiere en el desarrollo de sus actividades cotidianas, tanto laborales como sociales y familiares.

Duelo anticipado

La persona conoce que la pérdida va a tener lugar en algún momento relativamente cercano por lo que comienza a elaborar el duelo con anterioridad. Normalmente, en este tipo de duelo los síntomas se suelen presentar con menor intensidad que cuando, finalmente, se produce el fallecimiento.

Autoduelo

En este tipo de duelo, la persona que lo experimenta es la que sabe que va a fallecer. Esto conlleva una serie de fases de preparación para el final de la vida.

Guía de Tratamiento del Duelo y sus fases

La doctora Elisabeth Kübler-Ross, describió las 5 fases del duelo que suelen darse en orden, aunque no siempre es así necesariamente. En este artículo hablaremos sobre lo que sucede en cada fase del duelo y el papel del psicólogo en el tratamiento mediante la psicoterapia.

Fase 1: Negación

Es la primera fase del duelo. Durante esta fase la persona está bajo los efectos del impacto inicial de la pérdida y aún no ha podido asumir sus implicaciones. Suele ser bastante complicado que un paciente acuda a consulta en esta primera fase, ya que es muy probable que no haya sido capaz de reconocer todavía que tenga un problema o dificultad, ya que está en fase de negación.

De todas formas hay algunas personas que sí acuden a consulta en busca de apoyo psicológico, sobretodo al percibirse a si mismas con pocos o nulos recursos de afrontamiento para el futuro. Aquí, el papel del psicólogo es fundamental para explorar apoyos y reforzarlos, descubrir fortalezas y potenciarlas e identificar vulnerabilidades y comenzar a transformarlas.

Tratamiento para la fase de Negación

Según María José Polo, psicóloga del gabinete Psicólogos Málaga PsicoAbreu; durante la primera etapa, la consulta de psicoterapia se convierte en un espacio seguro donde el paciente puede expresar sus emociones sin miedo a ser juzgado, en un ambiente de seguridad, confianza y protección. El psicólogo aquí juega el papel de acompañante durante el malestar del paciente y a su vez, lo ayuda a comprender mejor la situación a través de la ventilación emocional y la búsqueda de recursos para comenzar la adaptación a la pérdida.

Fase 2: Ira

En esta segunda fase del duelo es donde el paciente se da cuenta de las consecuencias irreversibles de la pérdida. Esto suele conllevar emociones como la rabia, ira o frustración. En un principio estas emociones suelen volcarse incluso sobre la persona que ha fallecido y es probable que también se transforme en sentimientos de culpa o remordimiento, normalmente porque surgen ideas irracionales culpabilizarse en exceso por no haber dedicado suficiente tiempo, atención o cuidado a la persona fallecida.

tratamiento psicologico del duelo

Tratamiento para la Fase de Ira

En esta etapa, el psicólogo deja que la persona siga expresando sus emociones pero comienza a trabajar mediante la restructuración cognitiva para ir transformando las creencias irracionales en pensamientos más acordes y adaptativos con la realidad de la persona. Aquí podrían usarse algunos instrumentos proyectivos que facilitan la expresión emocional para personas con dificultades en el control de la ira. Quizás con la guía del psicólogo la persona consiga descifrar de forma más nítida lo que está sintiendo.  Por otra parte, esta fase también es la idónea para enseñar al paciente a autorregular sus emociones mediante técnicas de relajación. Por ejemplo la relajación uscular de Jacobson o la meditación guiada mediante el “Mindfulness”

Fase 3: Negociación

La tercera etapa del duelo suele ser más breve que las demás y en ella la persona va avanzando desde la ira y el enfado hacia la capacidad de valorar pros y contras de la pérdida en un intento de negociación. Es bastante más común en los tipos de duelo anticipado y autoduelo en los que la persona intenta revertir o evitar lo que va a suceder mediante un cambio de hábitos como si hubiera establecido una especie de “pacto divino”.

Tratamiento para la Fase de Negociación

El psicólogo en la fase de negociación del duelo debe recibir las dudas de la persona y centrar el tratamiento en explorar las causas por las que esas hipótesis han surgiendo o se están manteniendo y propiciar que se produzca un aumento de la conciencia sobre la situación real y objetiva. Para ello se utiliza también la restructuración cognitiva, respetando el ritmo del paciente sin forzarlo en ningún sentido, dejando que se produzca la ventilación emocional de nuevo. De esto modo se produciría un procesamiento de responsabilidades de forma adecuada, disminuyendo así la carga emocional y de pensamientos del paciente.

Fase 4: Dolor emocional

En la cuarta fase, la persona ya ha asumido la pérdida pero aún le resulta muy doloroso acostumbrarse a la ausencia. Esto le provoca un elevado sufrimiento que varía en intensidad dependiendo del vínculo del paciente con la persona fallecida.

Tratamiento para la Fase de Dolor emocional

Es un fase de alta intensidad emocional, en el que el psicólogo tiene que dar cabida en terapia al llanto, acogiéndolo y apoyándolo para que se convierta en algo natural y saludable. A su vez, este llanto también tiene que convivir con narraciones de recuerdos positivos con la persona fallecida. En este punto, el paciente ha de poner en marcha junto al psicólogo los recursos que ha aprendido durante todas las fases de la terapia del duelo para ir reanudando poco a poco las actividades de su vida cotidiana. Durante este período se produce la transición paulatina de los síntomas del duelo hasta su evolución al llegar a la fase de aceptación.

Fase 5: Aceptaciónsuperar el duelo

Es la última fase del duelo y en ella el paciente ha aprendido a convivir con la ausencia, pero eso no significa que vaya a olvidar nunca a su ser querido, sino que la pérdida no le impide llevar su día a día de forma adaptativa y sus emociones de tristeza conviven con las demás emociones de la vida de forma natural.

Tratamiento para la Fase de Aceptación

En la Fase de aceptación la terapia llega a su fin debido a que la persona ya ha obtenido todo el apoyo psicológico necesario para sobrellevar el proceso de duelo.

María José Polo, psicóloga especialista en trastornos de Depresión en Málaga indica que en esta última fase, un ejercicio muy productivo sería que el paciente volviera a leer junto con el psicólogo algunas de las pruebas que se cumplimentaron en las primeras fases (test, evaluaciones, pruebas proyectivas, etc.) para que el paciente fuera consciente de su evolución y de las diferencias entre principio y fin, cerrando así el círculo de la terapia psicológica de duelo.