Ansiedad Málaga

Hematofobia o fobia a la sangre

Tratamiento Psicológico Eficaz en Málaga

El miedo a la sangre

A la mayoría de las personas nos desagrada la visión de la sangre y nos produce cierta tensión ver heridas, recibir inyecciones o tener que someternos a análisis médicos. No es de extrañar que este miedo esté bastante generalizado ya que está vinculado a circunstancias relacionadas con la enfermedad, el dolor y, en última instancia, con la muerte. A lo largo de nuestra vida todas las personas tenemos que afrontar estos temores pero hay personas que pueden verse desbordadas por este miedo.


Desde muy pequeña Ana ya soñaba con ser enfermera. Su juego favorito durante la infancia era cuidar y curar a sus muñecos y creció imaginando que algún día ella podría ayudar a personas de verdad. 

A los 18 años Ana decide hacer su sueño realidad y empieza sus estudios de enfermería. Toda va bien en sus primeras clases pero, poco a poco, comienza a agobiarse al ver imágenes de sangre y de heridas y recuerda lo desagradable que fue la última vez que tuvo que sacarse sangre. 

El curso avanza y Ana se siente cada vez más agobiada, cree que así no podrá ser buena en su trabajo y todo se le viene encima cuando, durante sus primeras prácticas, reciben a un paciente con un corte que sangraba bastante. En ese momento Ana siente tanto malestar que tiene que salirse de la habitación porque comienza a marearse. Después de este evento no puede dejar de darle vueltas a lo sucedido: “¿y si me ocurre lo mismo cuando tenga que trabajar?”, “jamás podré dedicarme a esto”.

¿Debería Ana renunciar a su sueño de ser enfermera?


¿Por qué me mareo o me desmayo al ver sangre?

La hematofobia se diferencia de otras fobias porque suele ir acompañada de un patrón cardiovascular bifásico. Esto quiere decir que en nuestro organismo se producen dos tipos de respuestas:

 -En un primero momento nuestro organismo se activa rápidamente,  es decir, se produce la respuesta característica de la ansiedad: aumento del ritmo cardíaco, de la presión arterial y del ritmo de la respiración.

-En la segunda fase se produce la desactivación de estas variables que se habían disparado. De forma abrupta, tiene lugar una desaceleración del ritmo cardíaco y de la presión arterial.

El patrón cardiovascular bifásico explica muchas de las reacciones típicas de la fobia a la sangre. Por ejemplo, la falta de fuerza en las manos o la palidez son consecuencia de una falta de riego sanguíneo en la periferia de nuestro organismo. Además, la disminución abrupta de la presión arterial lleva a que muchas personas se mareen o lleguen a desmayarse ante la visión de la sangre.

TE AYUDAMOS

  • NUESTROS CENTROS

  • Clínica: Avenida de Andalucía 13

  • Centro: Alameda Principal 51

  • Centro: Alameda de Colón 16

  • Teatinos: Av Jorge Luis Borges 15
  • Málaga Oeste: Av. Imperio Argentina 25
  • Vélez Málaga: C/ Canalejas 37
  • Antequera: C/ Mesones 16
  • Ronda: C/ Médico Luis Peralta 2
  • Fuengirola: C/ Córdoba 7
  • Marbella: Av. Nabeul 14
  • HORARIO
  • Lunes a Sábado- 9:00 a 22:00

Síntomas de la Hematofobia 

Tengo fobia a la sangre si…

  • Siento un miedo muy intenso ante la visión de la sangre y ante todas las situaciones que están relacionadas con la sangre y el dolor. Por ejemplo, al ver heridas y cortes en otras personas o en mí, al ver/imaginar jeringuillas o inyecciones, al ir al médico o al hospital, al someterme a analíticas o revisiones médicas, al ver escenas violentas en películas…

  • Este miedo está ocasionando problemas en mi vida porque el nivel de malestar que me produce es muy elevado. Por ejemplo, me siento identificado/a con la chica del relato porque este miedo me impide dedicarme a mis estudios o a mi trabajo; o, por mi situación actual, tengo que estar en contacto con este tipo de situaciones y me siento desbordado (familiares enfermos, visitas a hospitales, etc.)

  • Estoy evitando situaciones como consecuencia de este miedo. Por ejemplo, recibir cuidados médicos básicos ya que no puedo hacerme análisis de sangre, ponerme inyecciones o no voy al médico cuando lo necesito.

  • Este miedo es irracional, es decir, reconozco que no hay un peligro real y que no tiene sentido sentirme así pero no puedo evitarlo. Entiendo que someterme a una analítica es beneficioso para mi salud pero siento tanto temor que prefiero evitar ese malestar.

  • Exponerme a cualquiera de las situaciones mencionadas me genera ansiedad y me despierta alguno de estos síntomas: náuseas, sudor, palidez, mareos o, incluso, puedo llegar a desmayarme.

Cómo el miedo se convierte en una fobia

Los dos elementos que llevan a intensificar cualquier miedo y a mantenerlo en el tiempo son la ansiedad anticipatoria y la evitación

La ansiedad anticipatoria

La ansiedad anticipatoria se refiere a todas las imágenes y pensamientos que la persona genera antes de encontrarse en la situación temida. De esta forma, una persona puede comenzar a sentir miedo simplemente por imaginarse en la situación y tener pensamientos sobre no ser capaz de afrontarla o no ser capaz de afrontarla de manera “eficaz”. 

En la hematofobia esta ansiedad anticipatoria suele estar relacionada con el miedo a los síntomas, es decir, la persona siente miedo de las reacciones fisiológicas que desencadena el miedo en su cuerpo (mareos, naúseas, sudores…). Además, los síntomas más característicos en esta fobia son los que mayor rechazo producen. Una persona que se marea o se desmaya al ver sangre va a experimentar mayor ansiedad anticipatoria por el grado de malestar que provocan estos síntomas.

En ocasiones, esta anticipación también puede involucrar a otras emociones como la vergüenza. Como se ha mencionado anteriormente, las personas que sienten este miedo saben que es irracional y pueden intentar ocultarlo ante otras personas. La vergüenza es otra vertiente del miedo: “el miedo a que me vean mi miedo.” 

La ansiedad anticipatoria puede llevar a que el miedo esté muy presente en el día a día ya que la persona puede estar generándolo en su cabeza constantemente a pesar de no encontrarse ante el objeto temido. Imaginar una situación que me da miedo, verme incapaz de manejarla, sentir miedo a los síntomas que provocará y, además, sentir la presión de que otras personas puedan verme es el combo ideal para que la ansiedad aflore.

La evitación

Pensar que algo va a salir mal nos lleva a no enfrentarnos. Por ello, la ansiedad anticipatoria tiene como consecuencia la evitación de todas las situaciones que despiertan miedo. Todas las personas tendemos a evitar las situaciones que nos producen miedo pero ya sabemos qué seguir este camino nunca nos va a llevar a superarlo, sino todo lo contrario. El miedo es vuelve más intenso cuanto más lo evitamos.

¿Recuerdas a Ana? Ana sentía ansiedad cuando tenía pensamientos como: “¿y si me ocurre lo mismo cuando tenga que trabajar?”, “jamás podré dedicarme a esto”. Lo más probable es que estos pensamientos incrementen su miedo y le hagan plantearse cambiar de carrera para evitar ese malestar. Ana se encuentra en el momento de decidir si evitar el miedo que está comenzando a sentir o si afrontarlo. Esa decisión marcará la diferencia en su historia.

Tratamiento Psicológico Eficaz para superar la Fobia a la Sangre

Para superar la hematofobia debemos intervenir en las dos áreas descritas anteriormente:

-En primer lugar, debemos centrarnos en identificar cuáles son los pensamientos anticipatorios, replantearlos y reducir la ansiedad que producen para que te sientas capaz de afrontar el miedo. 

 -En segundo lugar, debemos identificar todas las situaciones relacionadas con la sangre y el dolor que estás evitando y, poco a poco, exponerte a ellas. También es importante que vayas exponiéndote a los síntomas que provocan para que vayan perdiendo intensidad.

El objetivo es que el miedo a la sangre deje de ser una limitación en tu vida y te sientas capaz de enfrentar estas situaciones.

La teoría es bastante sencilla pero en la práctica todo se vuelve más difícil. Si crees que ha llegado el momento de superar la fobia a la sangre o hematofobia nosotros podemos ayudarte a hacerlo. En Psicólogos Málaga PsicoAbreu contamos con un equipo de psicólogos expertos para guiarte en este proceso y que puedas superar tu miedo de forma más rápida y eficaz ¡No dudes en contactarnos!

CONTACTA CON NUESTROS PSICÓLOGOS ESPECIALIZADOS

Te Llamamos GRATIS

    Déjanos tu nombre y tu teléfono. En breve uno de nuestros Psicólogos te llamará de forma gratuita para informarte sin compromiso.

    Tu Nombre (*)

    Teléfono: (*)

    Gabinete preferente: (*)

    Acepto los términos legales

    Llámanos al:

    952 40 40 40

    Pide Cita: