Claves para hablar de sexualidad con los hijos

claves hablar de sexualidadHablar sobre sexualidad con tus hijos puede llegar a ser un tema complejo y a muchos padres les pueden surgir dudas de cómo hacerlo de la mejor manera, acabando muchos por evitarlo o haciéndolo de manera incorrecta o incómoda, al no tener las estrategias adecuadas para ello.

Como base inicial debemos tener en cuenta que la sexualidad es parte de la vida de todo ser humano desde que nacemos. Por lo tanto, también es parte de nuestros hijos.

Cómo resolver las dudas sobre sexualidad de niños pequeños

En el caso de tener hijos pequeños, si hablas de sexualidad de una manera más natural desde el principio. Esto ayudará a que en los momentos más difíciles, cómo la adolescencia, no cueste tanto acercarte a ellos en estos temas, ya que los tendrán normalizados.

Cuidado al intentar resolver las dudas de los más pequeños. Hemos escuchado innumerables metáforas explicando la reproducción, como la cigüeña que trae el bebé volando a casa. Estas historias te suelen ayudar a salir del paso, pero no son recomendables ya que solo alargan las dudas del niño y le confundirán cuando escuche distintas explicaciones fuera de casa.

Aunque te pueda parecer que tu hijo es demasiado pequeño para tener dudas sobre sexo, el no resolvérselas no evitará que las siga teniendo y al ver que en casa no puede preguntar, buscará la respuesta en cualquier otra fuente, corriendo el riesgo de que no sea la correcta para su edad. Además, el hecho de resolver su duda de manera natural hace que tu hijo sepa que puede acudir a ti ante cualquier cuestión, y os acercará más.

La mejor manera de explicar este tipo de dudas es diciendo la verdad, pero adaptando la explicación y el vocabulario a su edad. Hablar de los genitales con sus nombres reales (pene y vulva) ayuda a normalizar el tema, y usar ejemplos cotidianos y familiares hará que lo entiendan mejor.

Cómo hablar de sexualidad con tus hijos adolescentes

consejos hablar de sexualidad adolescentesSi tu hijo es adolescente la cosa cambia, ya que pueden ser ellos los que eviten hablar del tema, por eso te exponemos algunos consejos que lo harán más fácil:

Demuéstrales a tus hijos que pueden hablar contigo de cualquier tema o duda. Si no tienes buena comunicación con ellos sobre otros temas, difícilmente querrán hablar sobre temas íntimos

Pregunta para conocerlos, sin dar por hecho ni acusar antes de saber. Si tu hijo ve que no le juzgas ni regañas cuando se abre y te cuenta cosas, se sentirá más seguro y tranquilo y es probable que vuelva a hablar contigo o preguntarte cuando lo necesite.

-Hablar de los riesgos que conllevan las relaciones sexuales es normal, pero no es bueno limitarse a lo negativo o crearles miedo. Asociar su sexualidad solo con peligro les generará problemas futuros. Una buena alternativa a esto es contarles cómo podrían prevenir esos riesgos sin dejar de disfrutar. Al inculcarles prácticas y valores positivos, no hará falta prohibir.

Habla con naturalidad del tema. Si tus hijos notan incomodidad o tensión no se sentirán agusto y entenderán que acudir a ti para hablar de eso te genera un problema.

-En vez de hablarles de manera personal diciéndoles lo que tienen que hacer, puedes hacerlo de manera general. Dale la información sin que parezca un aviso y controla el tono de voz para que sea más una charla tranquila y no un sermón.

– Si tu hijo decide que quiere contarte algo sobre su sexualidad, intenta no juzgarlo, ponte en su lugar y deja que acabe su explicación. Cada persona es distinta y cada sexualidad también, si algo te impacta o no te lo esperabas, evita hablarlo en el momento, piénsalo con calma antes de decir algo de lo que te arrepientas. Explícale que le agradeces que se abra así y que confíe en ti, pero que necesitas un tiempo a solas para pensar en ello.

Se trata de evitar discusiones acaloradas alrededor de este tipo de temas. Recuerda que no debes obviar esa conversación, pero si asegurarte de haber pensado bien lo que quieres decirle y las consecuencias que pueden tener tus palabras. Una vez lo hayas hecho, dile a tu hijo que quieres volver a hablar del tema.

Hay que tener en cuenta que, aunque para los padres sus hijos serán siempre niños, hay una determinada edad en la que se adentrarán más a fondo en el tema sexual. Si eres un apoyo, será más fácil formar parte de su vida y sus decisiones, lo que te hará sentir más control y tranquilidad sobre la salud sexual de tus hijos. En cambio, si siente que te tiene que ocultar el tema o tiene miedo, es más probable que te lleves sorpresas inesperadas.

En resumen, lo primordial es que los niños, sea a la edad que sea, vean a sus padres como un refugio. Ya sea para hablar del tema sexual como de cualquier otro. Para ello, es importante crear un ambiente seguro en el que expresarse, en el que sepan que no se les va a juzgar, sino ayudar y escuchar.

Si tras esta lectura aún sientes que te faltan herramientas para hablar con tus hijos, en Psicólogos Málaga Psicoabreu podemos ayudarte a desarrollarlas.