En psicología, el autosabotaje puede entenderse como aquellas conductas que dificultan la consecución de objetivos o metas. Se tratan de conductas o manipulaciones a nosotros mismos realizadas de manera inconsciente, cuyo objetivo es mantenernos en nuestra zona de confort.

Cuando estamos en nuestra zona de confort, sentimos que estamos a salvo, que todo es más fácil. Mantenernos en la zona de confort es un mecanismo de defensa, ya que inconscientemente estamos evitando un posible sufrimiento futuro.

Autosabotearnos implica tomar decisiones que obstaculizan nuestros propios proyectos, metas, sueños o objetivos.

¿Por qué nos autosaboteamos?

El autosabotaje puede estar promovido por diferentes causas:

  • Baja autoestima. Sentimos que no somos capaces de conseguir nuestro objetivo
  • Creencias limitantes. Pensamientos como “no merezco tener éxito”, “no soy lo suficientemente bueno/a” o pensar que “no va a ser para nada”, llegando a lo que se conoce como indefensión aprendida
  • Tenemos dificultades para priorizar nuestros objetivos
  • Falta de motivación o elevada presión durante la niñez, pensando que nunca es suficiente
  • No sabemos qué es lo que verdaderamente queremos
  • Los objetivos son impuestos por terceras personas
  • Miedo al fracaso
  • Miedo al cambio y a salir de nuestra zona de confort
  • Conflictos internos e inconscientes
  • Miedo a no cumplir las expectativas de los demás

Tipos de autosabotaje

En algunas ocasiones es difícil ver cuándo alguien se está saboteando. Aquí dejamos algunos tipos de autosabotaje que pueden darse:

  • La persona no finaliza las cosas

Comenzar muchos proyectos, abandonarlos o dejarlos a medias. Tras estas conductas se encuentra el miedo al fracaso. Si la persona nunca acaba aquello que ha comenzado, no habrá posibilidad de fracaso. La persona evita, además, la posibilidad de no estar a la altura de las exigencias del propio éxito.

  • Procrastinación

La procrastinación se basa en posponer las cosas. La persona retrasa aquellas actividades que tiene que realizar necesariamente, sustituyéndolas y priorizando otras más sencillas y atractivas. Es un tipo de sabotaje muy habitual que esconde el miedo al resultado final.

Si ponemos todo nuestro empeño y tiempo en conseguir nuestro objetivo y éste no se consigue, sentiremos que no somos capaces, que somos incompetentes. La persona opta por no invertir esfuerzo ni tiempo, de manera que justifique el fracaso.

  • Perfeccionismo

Tras el perfeccionismo la persona se esconde para no seguir avanzando en sus proyectos. Dentro de este tipo de sabotaje puede darse que la persona no tenga claro si realmente quiere conseguir aquello por lo que está luchando, o que opte por no realizar una actividad al pensar que no puede hacerla perfecta de manera directa. También puede ocurrir que realice continuas revisiones y modificaciones, evitando finalizar el proyecto.

  • Excusas

Hay múltiples excusas que nos ponemos cuando realmente no queremos algo, cuando nos aterra el posible resultado o consideramos que puede ser un riesgo para nosotros. Por ejemplo, las dificultades económicas, la falta de tiempo, la edad, etc.

Claves para salir del autosabotaje

La inseguridad, el miedo, la falta de control o de autoconfianza son síntomas comunes en las personas que van a sufrir algun cambio en su vida.

Mira de frente al miedo. Dejar atrás los miedos y los pensamientos que nos limitan es la clave para seguir avanzando hacia el cambio. Identifica tu propio miedo, sé consciente de él y acéptalo. El miedo es una emoción que forma parte de nuestra vida. Cuando tengas miedo, haz lo contrario a lo que te invita a hacer ese medio… Cuando esta emoción aparezca, pregúntate… “¿Qué es lo peor que puede pasar?”

Recuerda otras veces en las que tuviste miedo por algo nuevo y como superaste esa “primera vez”. ¿Cuántas “primeras veces” has superado? ¿Por qué ésta va a ser diferente?

Toma consciencia y confía en tus capacidades. Elimina los pensamientos negativos y limitantes. Para ser conscientes de nuestras propias conductas autosaboteadoras, podemos apuntar en un papel aquellas actitudes que creas que están limitando la consecución de tu objetivo.

Motívate hacia el cambio. La motivación es nuestro impulso a conseguir nuestras metas

Ten paciencia. Todo cambio requiere un proceso. Aprende a ir poco a poco, a superar cada etapa y disfrutar de cada una de ellas.

Prepárate. Puede que no sea sencillo. Estar preparados para posibles adversidades nos permitirá enfrentar los problemas que se presenten de manera positiva, poniendo soluciones.

Equilibrio mental, físico y emocional. La estabilidad a diferentes niveles nos ayuda a ser más constantes en la consecución de nuestros objetivos

Haz pequeñas aproximaciones. Realiza pequeñas acciones que te acercan a la meta, sin salir bruscamente de tu zona de confort.

Es fácil entrar en la dinámica del autosabotaje, pues nos da la sensación de mantener a salvo del sufrimiento. Salir de éste requiere tiempo y esfuerzo, pero no es imposible.

Si crees que estás dentro de la rueda del autosabotaje y necesitas ayuda para salir, en Psicólogos Málaga PsicoAbreu contamos con un equipo de profesionales que pueden ayudarte durante el proceso. Superar los miedos y enfrentarte a ellos es la clave para estar más cerca de la felicidad. También ofrecemos un servicio de psicólogo online, contacta con nosotros y realizaremos una sesión virtual sin que tengas que moverte de casa.