Clínicas de Fertilización: Problemas Psicológicos para quedarse embarazada 

Embarazo Malaga Inseminacion artificial psicologico

Actualmente nos encontramos en consulta con un “problema psicosocial” cada vez más extendido: – la dificultad de poder tener un hijo (quedarse embarazada) -.

Digo psicosocial porque, “descartando” las dificultades físicas (fisiológicas), nos encontramos un aumento de parejas que no pueden tener un hijo, remitiéndose únicamente a la parte médica (Espermatozoides Vagos ú Óvulos Perezosos) (que no resta importancia), ignorando la posibilidad de que no haya embarazo por cuestiones psicológicas.

La Seguridad Social se ve colapsada por el aumento de parejas con el deseo de tener un hijo y su imposibilidad de conseguirlo que recurren a la ciencia médica para su inseminación artificial…, clínicas de fertilización privadas que en poco tiempo han duplicado el precio de tratamiento para inseminación…

Pero… ¿y la posibilidad de que aspectos psicológicos no estén permitiendo una concepción natural?

¿Qué aspectos psicológicos destacamos?

Algunos psicólogos en Málaga destacamos aspectos Inconscientes (el Inconsciente, Ontogenéticamente, se hace más “inteligente”) como el “no querer pasar de “Niño a Hombre ó Niña a Mujer”, asumir responsabilidades, no ser una buena madre (o padre), no estar seguro de que mi pareja sea el hombre (la mujer) de mi vida, la sensación de privación de libertad… y en gran medida… la META de tener un hijo… significando para mi inconsciente que si la meta (final) es tener un hijo… significaría que tras tener un hijo… todo acaba (Meta)….

¿Afecta un problema Psicosocial generalizado en la población (necesidad de paternalismo, sobreprotección, máximo beneficio con el mínimo esfuerzo, satisfacción inmediata, miedo al fracaso, intolerancia a la frustración… y más … en esto…)?

Creo que parece evidente que, para una pareja que intenta tener un hijo el no poder conseguirlo, lo perciben como frustrante. Es duro para una mujer (problema existencial) (¿Para qué valgo?) que lleva meses (o años) intentando tener un hijo… el que le aparezca la menstruación… y para un hombre que no consigue “embarazar” a su mujer (falta de virilidad).

Social y culturalmente, a nuestra generación se le hacía llegar la obsesión de que ¡cuidado en las relaciones sexuales, que la dejas embarazada!

¡Póntelo-Pónselo! Daba la sensación de que acercándote un poco más de la cuenta… casi con solo respirar cerca, una se quedaba embarazada.

Dicho esto, creo que es necesario cambiar algunas cuestiones… como por ejemplo, la fabricación de TEST DE EMBARAZO para parejas que deseen tener hijos, en el que se valore el proceso de autorrealización… más que el resultado final… Indicar el fracaso resta el deseo de seguir luchando a nivel inconsciente…

Sería interesante sustituir : “NO” (no te puedes quedar embarazada) por “Todavía no estás embarazada… sigue intentándolo”.
De esta manera conseguimos atenuar la frustración y acentuar el proceso de autorrealización de lo importante es estar intentándolo…